Coronavirus: Una oportunidad para los hoteles que llegó con la pandemia

Por Soledad Aquilano

- 1 month ago

share
email

Coronavirus: Una oportunidad para los hoteles que llegó con la pandemia

Ante la caída mundial del turismo, los espcialistas aseguran que las propiedades del mundo hotelero se pueden reinventar de la mano de un novedoso modelo de negocio: el coliving.


Organizar actividades que permitan conectarse con otros y espacios privados que garanticen la independencia.

En Nueva York ya está pasando y no sería nada raro que esta estrategia se replique en Buenos Aires. Operadores de colivings y residencias estudiantiles están “a la caza” de inmuebles hoteleros que busquen una alternativa a la crisis mundial que gen

En Argentina, el principal operador es Casa Campus, una compañía que tiene sucursales en el Centro, Norte y Sur de la Ciudad y en Pilar. Su oferta consiste en brindar unidades cuyos servicios se complementan con espacios comunes que son la esencia del negocio, la clave para “hacer comunidad”.

Ante la amenaza del Covid-19 y el peligro que esto supone para desarrollos de este tipo, la empresa tomó las medidas correspondientes: reforzó la limpieza y la ventilación, restringió el uso de áreas sociales, cerró los gimnasios (por la alta probabilidad de contacto) y canceló las actividades grupales. El objetivo es sortear el parate que afecta a toda la economía y seguir creciendo.

Áreas comunes para estudiar, trabajar y reunirse.

         Áreas comunes para estudiar, trabajar y reunirse

Juan Mora, CEO de Casa Campus, explica por qué la opción del coliving es una alternativa en la que piensan los hoteleros. “Es la posibilidad de reconvertir su oferta con una inversión baja que incrementa su rentabilidad, reduce los costos operativos y abre las puertas al negocio de los alquileres temporarios. Con el plus de mejorar el valor de los inmuebles con una salida atractiva hacia el mercado residencial”.

Sin embargo, el inmueble tiene que cumplir con ciertos requisitos para dar el salto. Algunas claves, detalla Mora, son la ubicación del edificio, su volumetría y diseño y el metraje y arquitectura de las habitaciones. “La conversión de habitaciones en unidades funcionales completas - lo que implica, por ejemplo, incluir cocinas- requiere de una ingeniería relativamente sencilla con una inversión muy baja, desde unos US$ 4.000 por habitación”. Para este economista especializado en real estate, este es un monto aceptable para diversificar su explotación.Lo ideal es que el hotel se sitúe en zonas cercanas a oficinas y universidades.

           Lo ideal es que el hotel se sitúe en zonas cercanas a oficinas y universidades.

El cambio exige comprender que el coliving es un tipo de negocio que responde a un público descontracturado, con ganas de vincularse con gente de todo el mundo y con otras culturas, incluso de trabajo. De hecho, el aislamiento obligatorio puso a las empresas más tradicionales en la situación de confiar en que sus empleados pueden trabajar de manera remota, algo que las empresas de tecnología vienen haciendo con éxito desde hace tiempo. Los hábitos y, por lo tanto, el mercado, se orientan hacia productos y servicios más lábiles.


“El paso a la digitalización forzada del trabajo es una gran lección para las empresas del mundo, muchas de las cuáles adherirán en niveles mucho más altos a una idea que existía hace ya unos años y es la de normalizar el trabajo a distancia y -más aún- ofrecer paquetes de trabajo extranjero como beneficio para sus empleados. La experiencia de vivir en otro lugar del mundo está entre los cinco proyectos favoritos de la generación de entre 20 y 35 años y las empresas que ofrecen esa posibilidad dentro del plan de carrera están entre las más buscadas para trabajar. El coliving es la tercera punta del triángulo que hoy que se agranda vertiginosamente”, concluye María Laura Matta, especialista en Comunicación Estratégica y Head of Marketing de Casa Campus.


Por su parte, Karina Bersusky, directora de Operaciones de la misma firma, señala que el negocio del coliving va más allá que la experiencia de convivencia. “Aunque es cierto que las áreas comunes generan un gran valor en este tipo de viviendas, no son el único aspecto que define la propuesta de un edificio dedicado al coliving”, insiste. Se trata de lograr un modelo que equilibre la necesidad de independencia de los inquilinos y su voluntad de formar un grupo de pertenencia. Por este motivo, Bersusky hace una distinción entre vivir “en comunidad” y “con comunidad”, en donde la individualidad tiene un mayor peso.



Unidades amplias y completas.

           Unidades amplias y completas.

Bersusky afirma que el concepto de coliving “tiene que ver con los servicios y el plus que aportan quienes estén a cargo de la operación de ese edificio”. Más específicamente sobre lo que está sucediendo, advierte que evaluar la capacidad de los operadores es muy importante porque que estos “son, en definitiva, quienes van a garantizar que se cumplan todos los requisitos necesarios para lograr el distanciamiento social y preservar la salud de todos los residentes”.

Por lo tanto, unidades que permitan la incorporación de servicios, una operatividad óptima y una mentalidad flexible y versátil están entre las principales cualidades que requiere un hotel para su reconversión.

Visita la ficha del servicio

Arpilar Eventos Corporativos

Post Destacados

Reecuperar contraseña

¿Ya te acordaste? Acceder

Usted ya se encuentra registrado con esta dirección de e-mail en nuestros portales

subject
close